19 marzo, 2014

soliloquios: la fotografía no es un lenguaje

© mj pineda



La fotografía no es un lenguaje,  no está formada por signos unívocos que combinados formen frases enunciativas, predicativas o de otra índole, que trasmitan un mensaje o expresen un estado.  Los elementos constitutivos que conforman su materialización bidimensional y su adecuación espacio/temporal, son tomados de una realidad fenoménica (incondicionada o condicionada), desvinculada de cualquier parámetro o código estable que puedan determinar su significado. Las imágenes aunque reflejen una realidad concreta, distinguible y definida poseen un poder de evocación y sustantivación interpretativa tan variada y múltiple como receptores pueda tener.

Por ello tratar de establecer a priori, por medio de una textualización explicativa, ya sea por el autor o comisario, una exégesis semántica, como soporte o sustento necesario que determine el sentido, la comprensión, el valor e incluso la materialidad de un trabajo fotográfico,  no deja de ser una impostura especulativa e intervencionista, que mediatiza la percepción, hacia una previsible y uniforme respuesta.

Es la obra fotográfica sin más aditamentos la que tiene que hablar y comunicar desde su propia corporeidad, al igual que la música, la literatura, el teatro, o la danza, desvinculada de cualquier cosificación descriptiva/semántica externa (exceptuando los textos de carácter literario), dejando que sea el propio espectador quien a través de su memoria emocional y su particular percepción sensorial y cognitiva quien descodifique, determine e interprete la primera lectura de ésta.

Porque la obra fotografía artística en contraposición con la mecánica o instrumental,  no es el resultado del análisis racional metódico de la realidad (para eso están las ciencias positivas), ni de la voluntad de explicarla o documentarla (para eso están las ciencias sociales o la filosofía), sino de la capacidad del autor para trascender con los materiales que le son propios, esa realidad tangible, mediante la subversión sintética de lo evidente que hace posible percibir, visible lo invisible, análogo lo diverso, simple lo complejo, presente lo pasado, luminoso lo oscuro …, y viceversa.   

© mj pineda