19 marzo, 2014

soliloquios: la fotografía no es un lenguaje

© mj pineda



La fotografía no es un lenguaje,  no está formada por signos unívocos que combinados formen frases enunciativas, predicativas o de otra índole, que trasmitan un mensaje o expresen un estado.  Los elementos constitutivos que conforman su materialización bidimensional y su adecuación espacio/temporal, son tomados de una realidad fenoménica (incondicionada o condicionada), desvinculada de cualquier parámetro o código estable que puedan determinar su significado. Las imágenes aunque reflejen una realidad concreta, distinguible y definida poseen un poder de evocación y sustantivación interpretativa tan variada y múltiple como receptores pueda tener.

Por ello tratar de establecer a priori, por medio de una textualización explicativa, ya sea por el autor o comisario, una exégesis semántica, como soporte o sustento necesario que determine el sentido, la comprensión, el valor e incluso la materialidad de un trabajo fotográfico,  no deja de ser una impostura especulativa e intervencionista, que mediatiza la percepción, hacia una previsible y uniforme respuesta.

Es la obra fotográfica sin más aditamentos la que tiene que hablar y comunicar desde su propia corporeidad, al igual que la música, la literatura, el teatro, o la danza, desvinculada de cualquier cosificación descriptiva/semántica externa (exceptuando los textos de carácter literario), dejando que sea el propio espectador quien a través de su memoria emocional y su particular percepción sensorial y cognitiva quien descodifique, determine e interprete la primera lectura de ésta.

Porque la obra fotografía artística en contraposición con la mecánica o instrumental,  no es el resultado del análisis racional metódico de la realidad (para eso están las ciencias positivas), ni de la voluntad de explicarla o documentarla (para eso están las ciencias sociales o la filosofía), sino de la capacidad del autor para trascender con los materiales que le son propios, esa realidad tangible, mediante la subversión sintética de lo evidente que hace posible percibir, visible lo invisible, análogo lo diverso, simple lo complejo, presente lo pasado, luminoso lo oscuro …, y viceversa.   

© mj pineda

4 comentarios:

  1. Creo que en la defensa de por qué la fotografía no necesita ir acompañada del lenguaje va implícito que la fotografía es, por sí misma, un tipo de lenguaje. Es decir, una intervención escrita mediatiza la percepción de lo que vemos, porque lo que vemos ya nos está hablando y contando historias. No se puede decir que el lenguaje sea racionalidad, porque es mentira, ¿qué es sino la poesía, que juega todos los días con las palabras? Hay muchos tipos de lenguajes, y lo mejor es que el arte nos permite mezclarlos o separarlos a nuestro antojo.

    Fdo: Xiana Cid

    ResponderEliminar
  2. Gracias por su respuesta Xiana
    Una consideración: Cuando hablo de que la fotografía no es un lenguaje me refiero a que en ella no existe correspondencia normativa (como recurrencia determinada por la praxis humana) entre los signos o significantes que pueda contener una fotografía ( ventana, rostro, árbol, sombra etc…) y un significado concreto, ni tampoco entre las relaciones de estos elementos. Porque ¿qué significa una figura humana junto a una ventana o un árbol en la lejanía, o un rostro con los ojos cerrados…?
    En un sentido amplio del término no niego que la fotografía sea un lenguaje, pero en este caso, cualquier realidad (animada o inanimada), contingente de ser percibida tiene la posibilidad de comunicar o transmitir y se puede considerar como un lenguaje. Pero si se aplica en este sentido, todo análisis o estudio racional sobre la cuestión sería inabordable por su indeterminación, oscuridad y ambigüedad manifiesta..
    Por lo que diría que en el mundo del arte lo que existen son diferentes manifestaciones expresivas que utilizan diversos materiales y que son factible de combinar pero no de suplantar.
    Con respecto a lo que comenta sobre los poemas y la irracionalidad del lenguaje no puedo estar de acuerdo, pues para mi toda construcción humana (el lenguaje por supuesto y la literatura como manifestación que utiliza éste) es racional. Claro que yo parto de que lo irracional no es más que una racionalidad errónea y arbitraria que niega con los recursos de la lógica (analogías, silogismos, conceptualizaciones....) los presupuestos racionales.
    Un saludo

    mj pineda

    ResponderEliminar
  3. "Las imágenes aunque reflejen una realidad concreta, distinguible y definida poseen un poder de evocación y sustantivación interpretativa tan variada y múltiple como receptores pueda tener." Exactamente lo que ocurre con cualquier lenguaje escrito o hablado, o acaso no existen diferentes idiomas los cuales no alcanzamos a comprender? Por cierto, la imagen se utiliza desde las cavernas para comunicar, otra cosa es que no entendamos el idioma de manera clara. Es más, la intuición funciona mucho mejor con imágenes que con palabras, pues no requieren necesariamente un análisis racional ni traducción a pensamientos para ser interpretadas, luego serían lenguajes que posibilitan cierta universalidad. Algo similar sucede con la música, que también es un lenguaje que expresa estados, lo que va en contra de su primera afirmación, en mi opinión, insostenible "La fotografía no es un lenguaje, no está formada por signos unívocos que combinados formen frases enunciativas, predicativas o de otra índole, que trasmitan un mensaje o expresen un estado. "
    Reflexión muy interesante, pero fallida en sus afirmaciones de partida.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. En mi respuesta al primer comentario de Xiana, anterior al tuyo intento explicar con mayor precisión, a lo que me refiero cuando hablo del término lenguaje. Porque según comento en un sentido amplio, no normativo, todo es plausible de comunicar, siempre que haya un receptor, pero la materia comunicativa sólo se podrá considerar como signo determinativo o símbolo atributivo en función a su recurrencia contextual empírica.
    El lenguaje normativo al que me refiero es una construcción humana que tiende a precisar el contenido del mensaje utilizando signos unívocos aislados o combinados que se acerquen lo más posible al contenido objetivo de lo que se quiere trasmitir. Otra cosa es que se use erróneamente, se tergiverse, se manipule, se falsee o simplemente se haga literatura o filosofía, tan necesaria por otra parte.
    Gracias por tu comentario. Un saludo.

    ResponderEliminar